Máster en Alimentación, Ética y Derecho

Cátedra UNESCO de Bioética

Contacto

 

Opiniones de alumnos y alumnas del Máster en Bioética y Derecho

  • Opinión de Mari Cruz Martín Delgado

    Médico especialista en Medicina Intensiva
     
    Hace ya más de 15 años tuve la oportunidad de realizar el Máster en Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona, dirigido por la Dra. María Casado.

    Pocas veces una formación de postgrado ha tenido tanto impacto en mi vida personal y profesional. Las competencias adquiridas en este programa formativo han venido a cubrir carencias que la carrera de medicina y posteriormente la especialización en medicina intensiva no fueron capaz de cubrir y que han sido y son tan relevantes en mi práctica profesional.

    La visión global, flexible e integradora de la bioética han llevado a impregnar mi actividad asistencial como profesional del enfermo crítico, permitiéndome ofrecer unos mejores cuidados a los pacientes y dotándome de herramientas para abordar los conflictos que tantas veces surgen en el área de la medicina intensiva.

    Pero no solo me ha servido para mi desarrollo profesional, además, a nivel personal me ha permitido una visión mucho más amplia y multidisciplinar de cómo la bioética puede dar respuesta a muchos dilemas que el desarrollo de la ciencia y la tecnología plantean a la sociedad actual.

    La posibilidad de compartir tiempo y experiencia con los docentes que integran el claustro de profesores y alumnos con los que compartí la formación, me ha permitido estrechar lazos de amistad y conocer personas que me han aportado mucho valor a mí como persona.

    Finalmente, la posibilidad de colaborar como antiguo alumno y formar parte de la asociación de bioética y derecho en diferentes actividades hacen que este programa todavía y después de todos estos años me permita seguir aprendiendo y consolidando unos conocimientos y sentir que formo parte activa de esta valiosa comunidad.
     
  • Opinión de Dalia Méndez Ortega

    Doctora en Bioética y Derecho
     
    En mi búsqueda de una institución reconocida, dedicada al estudio e investigación de la Bioética, fui afortunada al encontrar el Observatorio de Bioética y Derecho (OBD). El Máster en Bioética y Derecho (MBD) marcó un antes y un después en mi vida profesional, como Médico Especialista en Salud Pública entonces, conocer la Bioética desde el enfoque que tiene el OBD fue y sigue siendo muy enriquecedor, de aprendizaje continuo por su trabajo interdisciplinario.

    En el ámbito académico, el programa del MBD es actual, dinámico, siempre considerando la realidad que los tiempos van marcando, incluso anticipando problemáticas ante los avances de la biomedicina.

    El ambiente colaborativo y de cordialidad del OBD hace sentirnos siempre cobijados, entre iguales, con el apoyo y respaldo que a lo largo de sus 20 años ha ido consolidando grupos de trabajo multidisciplinarios, serios y comprometidos con la Bioética en América Latina.

    Sentirme parte del grupo fue algo que experimenté desde mi primera visita a Barcelona en las clases presenciales, tan enriquecedoras en lo académico como facilitadoras de amistades entrañables entre profesores y alumnos que acudimos desde diversos puntos de España y América Latina; convivir en el Colegio Mayor de Penyafort fue siempre como volver en el tiempo, sentirnos estudiantes, convivir con jóvenes que nos contagian de su energía, esas pláticas, esos momentos, ese aprendizaje son algunas de las maravillosas experiencias de vida que me ha dado el MBD, reconozco, agradezco y aprecio lo afortunada que he sido al tener la oportunidad de formar parte del OBD.

    Haber realizado el MBD en el OBD me ha dado muchas satisfacciones personales y profesionales, me ha abierto espacios en diversos ámbitos académicos e institucionales, como formar parte del Comité Hospitalario de Bioética del Hospital General de México, ser Profesora de Bioética y Derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México ITAM.

    Ha marcado en mí la convicción del trabajo interdisciplinario y el continuo aprendizaje de los temas que involucran la Bioética y los Derechos Humanos.

  • Opinión de Sandra Navarro

    Doctora especialista en Neuropsicología SAINE, CSS El Cedre, Andorra
     
    La realización de Máster en Bioética y Derecho me ha facilitado mejorar en la actividad cotidiana como profesional de la salud, así como las aportaciones al equipo en situaciones complejas.

    Como miembro de un Comité de Ética Asistencial me ha ayudado tanto en la argumentación como para establecer marcos en los cuales poder hacer recomendaciones en la resolución de casos concretos y en la aportación de líneas de trabajo y de mejora de la institución.

    Destacaría también la utilidad de las clases programadas, ya que me permitieron profundizar sobre los diferentes contenidos y conocer a algunos profesionales de los cuales destacaría a mi director de tesis, el Dr. Miquel Martínez. Ya que sus aportaciones me ayudaron a planificar mi proyecto de investigación y poder trabajar unificando campos de trabajo en la investigación.

    Por último, destacar que el Máster me permitió establecer relaciones de colaboración con profesionales diversos, así como algunos amigos en todo el mundo.

  • Opinión de Pilar Rodríguez

    Directora Unidad Operativa Sociosanitaria/Adjunta Gerencia de la ABD (Asociación Bienestar y Desarrollo)
     
    La realización del Máster en Bioética y Derecho (MBD) de 1998 a 2000, me aportó el aprendizaje y la utilización apropiada de los conceptos y metodologías en Bioética, así como profundizar en su significado y disponer de un espacio de reflexión para poder tratar todas aquellas dudas, dilemas, que se planteaban en el transcurso de mi actividad profesional. A día de hoy sigue inherente en mi vida tanto personal como profesional.

    Por aquel entonces ya llevaba años trabajando en el ámbito sanitario acompañando para que las personas pudieran ejercer sus derechos y deberes, formando parte del comité de ética y de investigación clínica, solo unos cuantos compartíamos el mismo interés por la Bioética, a decir verdad éramos “los raros”. En el camino tuve la oportunidad de compartir con muchos profesionales “eruditos” de renombre y expertos del tema y el Máster fue un encuentro con algunos de ellos.

    En la actualidad y dentro del ámbito más sociosanitario y social, es fundamental disponer instrumentos y elementos de análisis para hacer frente y para prevenir diferentes situaciones que emergen en la gestión de servicios de atención a personas, donde se vulneran en ocasiones desde el desconocimiento las libertades fundamentales de la persona.

    1. En una sociedad de cambio permanente surge también la necesidad de cambio de las organizaciones e instituciones. Es necesario tener instrumentos (principios, valores, derechos, diálogo,...) que garanticen la calidad del servicio que ofrecemos, tener una metodología que nos permita a los profesionales desde la perspectiva multidisciplinar encauzar la toma de decisiones, siempre dentro del marco de los derechos Humanos.

    2. Generar acciones preventivas, como formación, creación de manuales y códigos éticos que nos permitiera a todos (personas/usuarias-profesionales- entorno, comunidad), estar en el mismo o similar marco de entendimiento, para poder actuar consecuentemente sin vulnerar los derechos de la persona.

    3. La necesidad de un cambio de cultura en los profesionales y de paradigma. Acompañar a profesionales y reproducir las metodologías, fomentar los espacios de formación y creación de comités de ética que nos permitan la reflexión y el fomento de cultura sobre los derechos de la persona, desde diversos enfoques o miradas.

    Por tanto, en una sociedad con plena complejidad social y transformación acompañada de las tecnologías disruptivas, es necesario adaptar y rediseñar modelos de atención a personas y de producción de servicios, para que las organizaciones sean eficaces, eficientes y flexibles. Es necesario adaptarnos a los cambios que se producen y hay que tener la sensibilidad y la capacidad de afrontarlos sin olvidar que dichos cambios se producen en el marco de los Derechos Humanos y donde la persona es la principal protagonista y una categoría en sí misma.
     
  • Opinión de Joan Atmella i Andreu

    Médico de familia
     
    Uno, en cierto modo, cuenta con que un Máster de prestigio, como es el caso del Máster en Bioética y Derecho, tenga un temario amplio y con distintos puntos de vista, con artículos bien elaborados por profesionales conocedores del asunto que se trata y con sensibilidad para los aspectos éticos. Todo esto estaba. El valor añadido de este máster era la actualización permanente: el material, durante mis dos años de alumno, y luego durante mi tutoría en el Foro, se siguió actualizando y ampliando con nuevos capítulos del temario y numerosos artículos.

    Mi gran sorpresa del Máster fue la accesibilidad: ver cómo funcionaba el Foro, tan polivalente, como lugar de debate, como lugar de consulta y también para la relación con alumnos de distintos países, o lo fácil que era contactar por correo electrónico con el docente responsable del tema en cuestión… ¡Y recibir respuesta!

    En mi quehacer diario como médico de familia, el Máster me ayudó a recorrer el camino que va desde un planteamiento amplio ―para lograr una imagen completa de la cuestión a resolver― hasta la resolución ―que debe ser concreta― y hacerlo de una forma rigurosa. Fuera de la consulta participé durante varios años en un grupo de trabajo sobre ética en atención primaria y en otro sobre violencia contra la mujer, me hice cargo de la docencia en ética para los residentes de medicina de familia, etc.

    En un terreno más personal, el Máster contribuyó a desmontar la ética como mecanismo de control (ética obsesionada con las normas, ética-recetario, también el mezquino malabarismo con los principios) y dar paso al análisis ético para encontrar nuevos puntos de vista desde donde resolver las situaciones.

Páginas