Cátedra UNESCO de Bioética

Información y matrícula

  • Observatorio de Bioética y Derecho
  • Cátedra UNESCO de Bioética
  • Universidad de Barcelona
  • Av. Diagonal 684
    Facultad de Derecho
  • 08034 Barcelona
  • Tel. (+34) 93 403 45 46
  • obd.ub@ub.edu

Opinión de Pilar Rodríguez

Directora Unidad Operativa Sociosanitària/Adjunta Gerencia de la ABD (Asociación Bienestar y Desarrollo)

La realización del Máster en Bioética y Derecho (MBD) de 1998 a 2000, me aportó el aprendizaje y la utilización apropiada de los conceptos y metodologías en Bioética así como profundizar en su significado y disponer de un espacio de reflexión para poder tratar todas aquellas dudas, dilemas, que se planteaban en el transcurso de mi actividad profesional. A día de hoy sigue inherente en mi vida tanto personal como profesional. Por aquel entonces ya llevaba años trabajando en el ámbito sanitario acompañando para que las personas pudieran ejercer sus derechos y deberes, formando parte del comité de ética y de investigación clínica, solo unos cuantos compartíamos el mismo interés por la Bioética, a decir verdad éramos "los raros". En el camino tuve la oportunidad de compartir con muchos profesionales "eruditos" de renombre y expertos del tema y el Máster fue un encuentro con algunos de ellos.

En la actualidad y dentro del ámbito más sociosanitario y social, es fundamental disponer instrumentos y elementos de análisis para hacer frente y para prevenir diferentes situaciones que emergen en la gestión de servicios de atención a personas, donde se vulneran en ocasiones des del desconocimiento las libertades fundamentales de la persona.

  1. En una sociedad de cambio permanente surge también la necesidad de cambio de las organizaciones e instituciones. Es necesario tener instrumentos (principios, valores, derechos, dialogo,...) que garanticen la calidad del servicio que ofrecemos, tener una metodología que nos permita a los profesionales desde la perspectiva multidisciplinar encauzar la toma de decisiones, siempre dentro del marco de los derechos Humanos.
     
  2. Generar acciones preventivas, como formación, creación de manuales y códigos éticos que nos permitiera a todos (personas/usuarias-profesionales- entorno, comunidad), estar en el mismo o similar marco de entendimiento, para poder actuar consecuentemente sin vulnerar los derechos de la persona.
     
  3. La necesidad de un cambio de cultura en los profesionales y de paradigma. Acompañar a profesionales y reproducir las metodologías, fomentar los espacios de formación y creación de comités de ética que nos permitan la reflexión y el fomento de cultura sobre los derechos de la persona, desde diversos enfoques o miradas.

Por tanto, en una sociedad con plena complejidad social y transformación acompañada de las tecnologías disruptivas, es necesario adaptar y rediseñar modelos de atención a personas y de producción de servicios, para que las organizaciones sean eficaces, eficientes y flexibles. Es necesario adaptarnos a los cambios que se producen y hay que tener la sensibilidad y la capacidad de afrontarlos sin olvidar que dichos cambios se producen en el marco de los Derechos Humanos y donde la persona es la principal protagonista y una categoría en sí misma.