Máster en Alimentación, Ética y Derecho

Cátedra UNESCO de Bioética

Contacto

 

Libro "El cuerpo diseminado. Estatuto, uso y disposición de los biomateriales humanos"

Los biomateriales humanos separados del cuerpo (tejidos, órganos, sangre, gametos) son un recurso social cuya relevancia es cada vez mayor para la sanidad, la reproducción y la investigación, gracias al desarrollo y expansión de sus técnicas de extracción, conservación y transmisión.

Este nuevo recurso requiere un régimen jurídico unitario que regule su estatuto, su uso y su disposición. Si el régimen general en este ámbito ha sido el de la no patrimonialidad y la prohibición del lucro, en las últimas décadas se observan grietas en la vigencia general de estos principios, y una presión cada vez mayor para la liberalización del comercio de lo 'corporal'.

Este libro aborda una serie de cuestiones vinculadas con este problema, desde las más generales (la búsqueda de nuevos fundamentos filosóficos y jurídico-constitucionales para reforzar el régimen no patrimonial) hasta otras más concretas (gestación por sustitución, propiedad privada de las partes separadas del cuerpo, reproducción asistida, uso y disposición de datos masivos de salud). La diversidad de los puntos de vista de los autores permite además tomar conciencia de cuáles son los términos de algunos de los debates bioéticos actuales más controvertidos.
 
Coordinador: Ricardo García Manrique
Año de publicación: 2018
Editorial: Aranzadi (Thomson Reuters)
Páginas: 284
ISBN: 978-84-9177-750-2
Disponible en acceso abierto
 
 
Esta obra se inscribe en el proyecto “BODYBIOLAW: Transferencias de material biológico de origen humano: aspectos sociales, jurídicos y bioéticos” (MINECO DER 2014-57167-P).
 
 
 
 

 

Una vez convertido en recurso, el cuerpo humano diseminado suscita un problema político de primer orden: el de cómo distribuirlo entre los miembros de la comunidad. El caso más interesante es el de ciertos biomateriales humanos particularmente valiosos porque son esenciales para la conservación y la reproducción de la vida: la sangre, los órganos o las células reproductivas. En efecto, cabe calificarlos de recursos susceptibles de distribución porque, una vez separados del cuerpo, cabe asignarlos a otros cuerpos, esto es, cabe transferirlos. Nos hallamos ante una cuestión política porque es la comunidad quien debe decidir colectivamente en qué condiciones pueden tener lugar esas transferencias y asignaciones o, lo que es lo mismo, debe establecer criterios de distribución.