Cátedra UNESCO de Bioética

Información y matrícula

  • Observatorio de Bioética y Derecho
  • Cátedra UNESCO de Bioética
  • Universidad de Barcelona
  • Av. Diagonal 684
    Facultad de Derecho
  • 08034 Barcelona
  • Tel. (+34) 93 403 45 46
  • obd.ub@ub.edu

El Observatorio de Bioética pide que la Ley del Aborto tenga en cuenta los aspectos socioeconómicos - TERRA

22.04.2008

Observatorio de Bioética pide que la Ley del Aborto tenga en cuenta aspectos socioeconómicos

Terra Actualidad, Barcelona, 22 de abril de 2008
EFE

El Observatorio de Bioética y Derecho (OBD) de la Universidad de Barcelona ha presentado una propuesta de reforma de la Ley de Aborto que lo despenaliza, tiene en cuenta los aspectos socioeconómicos de las gestantes, y lo trata como un acto sanitario más para la sanidad pública.

Con esta propuesta, el OBD quiere intervenir en el debate social que se ha generado y acabar con la situación de inseguridad jurídica derivada de la aplicación que se hace de la actual ley, que califica de desfasada, según ha señalado María Casado, titular de la cátedra Unesco de la Universidad de Barcelona y directora de este organismo.

Casado ha señalado que se quieren adecuar la legislación a la realidad, que las condiciones para poder abortar sean claras y accesibles, que se garantice la seguridad jurídica, se respete la autonomía de las mujeres y su capacidad de decidir, y se facilite el acceso a la población con menos recursos.

También en esta propuesta de reforma, que tiene 44 firmantes, quieren establecer un sistema de protección gradual del feto en función de su viabilidad.

Como medida ética, el texto propone que durante las 14 primeras semanas de gestación sea la mujer la que decida libremente la decisión de interrumpir el embarazo, plazo se pueda alargar hasta las 22 semanas si las condiciones socioeconómicas de las gestantes son desfavorables.

No habrá plazo para interrumpir un embarazo en casos en los que haya peligro grave para la salud física o psíquica de la madre, cuando se detecten graves malformaciones del feto o que una enfermedad materna implique una alta probabilidad de graves secuelas para el feto.

Desde el Observatorio de Bioética se considera necesario que haya una comisión externa que valore estos supuestos y que emita un dictamen en el plazo de quince días, entendiéndose el silencio administrativo como una contestación afirmativa.

En los casos de violación, propone que se permita la administración de la píldora del día después si lo quiere la mujer, y si ha pasado el tiempo de eficacia del fármaco sea ella misma la que decida libremente el aborto en las primeras 14 semanas.

Cuando las embarazadas sean menores, se propone que entre 16 y 18 años sea la mujer la que decida lo que quiere hacer, sin que los padres o tutores manden, y que de los 12 a 16 sea la menor la que tome la decisión, pero de acuerdo con sus progenitores o tutores. En caso de desacuerdo, deberá haber un mediador que intente alcanzar el consenso.

El texto del Observatorio pide también que la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios no suponga un perjuicio para la paciente, y que sólo se admita cuando no limite la atención sanitaria obligatoria.

Desde este organismo se reclama además un registro de objetores de conciencia para saber quién puede estar disponible en los servicios para programar la atención, ya que el aborto, que según Casado es una decisión trágica en la que todos los caminos son trágicos, debe considerase un acto sanitario como otro cualquiera que deba atenderse.

Otro aspecto en el que insiste el documento es que cualquier cambio normativo debe incluir una política de educación sexual con medidas activas que primen el acceso a la información de los grupos más vulnerables, y especialmente los menores.

Según Mirentxu Corcoy, catedrática de Derecho Penal de la UB, hasta ahora ha habido falta de voluntad política para cambiar la ley actual, pero desde Cataluña se puede apretar para que se pongan en marcha estos cambios, y más tras la resolución del Consejo de Europa sobre el aborto de la semana pasada, que insta a sus miembros a despenalizarlo.